El empate que debió resignar Unión San Felipe en su expedición a la capital de Los Ríos, caló hondo al interior del plantel albirrojo. Debieron pasar varios minutos para que los jugadores pudieran asumir los puntos que Deportes Valdivia les arrebató en el final del pleito. “Más allá del tiempo agregado que dio el árbitro, nosotros fuimos los responsables por la forma que manejamos ese tramo del partido, porque el 2 a 0 era muy tranquilizador; la verdad cuesta encontrar respuestas por lo que sucedió”, fue la feroz autocritica que realizó Gonzalo Villegas.

Para el defensor central el resultado fue un mazazo muy duro que costó asumir. “Nos fuimos con una amargura y dolor tremendo”, confesó.

Respecto al juego mismo; el lateral izquierdo explicó. “Ellos (Valdivia) al verse superados tiraron muchos jugadores arriba, y nosotros por contrapartida reforzamos la defensa. Por momentos nos defendimos bien, pero empezó a pasar, que en el final la pelota la perdíamos muy rápido arriba, además que el árbitro no nos cobró nada a nuestro favor. Fue un partido muy duro, donde la conclusión es tajante; y esa es que no supimos aguantar”.