Cuesta hacer un análisis frio ante situaciones como las vividas en el estadio Félix Gallardo de Valdivia, donde la actuación del juez Nicolás Millas, resultó determinante en el empate a 2 con que culminó el encuentro. “La verdad es que es inaceptable e inexplicable que el árbitro haya dado 8 minutos de alargue. No tuvo la personalidad para manejar el partido, y con ello nos echó a perder el trabajo de toda la semana”, dijo un compungido Erwin Durán.

En el análisis más fino, se puede concluir que Unión San Felipe nuevamente se amparó en su sabida intensidad y carácter, sumando ahora una notoria superioridad futbolística sobre un rival que a ratos se vio sobrepasado. “Sabíamos que ellos eran lentos en su última línea, por eso nuestros delanteros pasaron de manera reiterada, además de ganar los respectivos duelos individuales”, explicó el coach.

Ante Deportes Valdivia, se puede concluir que el conjunto sanfelipeño tuvo el triunfo en el bolsillo, pero en el final, de la alegría se pasó a la tristeza. Entonces es evidente que algo no funcionó en el sistema defensivo, por más que se hayan buscado fórmulas para fortalecerlo. “Pusimos a Morales (Víctor) para contrarrestar el juego aéreo de ellos, ya que tenían jugadores muy alto; resistimos bien, pero el fútbol tiene estas cosas y perdimos la oportunidad de quedar punteros”, expresó el adiestrador unionista.

La actuación en la capital de la región de Los Ríos, aparte del punto ganado dejó cosas tan importantes como. “Se volvió a demostrar que tenemos un plantel equilibrado, con mucha competencia interna”, concluyó el adiestrador.