Entusiasma lo que está haciendo Julio Castro. Pocos minutos en cancha, han bastado para que el ariete llegado desde el Maule demuestre a punta de goles su poder frente a los arcos rivales; tal como sucedió la noche del martes donde un certero cabezazo del ‘comandante’ evitó la derrota frente a Santa Cruz. “Fue un gol muy importante porque nos permitió al menos rescatar un punto que puede ser muy valioso en el recuento final. Además, que pudimos seguir invictos, lo que nos permite seguir afianzándonos”, contó el artillero.

Julio llegó de manera silenciosa, casi anónima al club. El paso del tiempo, de la mano de sus buenas actuaciones, lo están convirtiendo en un elemento importante dentro del plantel, aparte de ganarse el cariño de la hinchada. “Acá me recibieron muy bien; el ambiente al interior del grupo es muy bueno. Eso permite que las cosas salgan más fáciles, sobre todo para un jugador de 23 años como es mi caso. He sabido aprovechar cada minuto en la cancha; siempre me quedo con esa frase que me dijo mi papá. ‘Nunca dejes de creer’, porque independiente del tiempo que me toque estar, siempre puede caer una ocasión, y felizmente así ha sido”, remató el ariete.