Jesús Pino es el capitán albirrojo, dentro de sus cuentas pendientes está su paso por la primera categoría del fútbol chileno y su sueño es hacerlo con el Uní Uní. Desde su casa en San Felipe se sumó a las transmisiones en vivo del club y habló de todo.

Al nacido en Carrizal en 1991 siempre le gustó el fútbol, de pequeño O Higgins no le abrió las puertas, pero sí lo hizo Unión La Calera. Allí se dio su debut en el primero equipo con 19 años: “Estaba nervioso y ansioso”, contó. Y agregó que “no pensaba que iba a debutar” y encima ascender ese mismo año.

Su meta siempre fue la pelota, aunque nunca descartó su opción de formarse como profesional si no cumplía con su objetivo: “Si no me convertía en futbolista iba a estudiar, mi hermano es nutricionista, yo iba más por el lado del deporte…profe quizá”, aseguró. Pero tal como lo recordó nunca bajó los brazos, “siempre seguía” y decía que alguien lo iba a ver.

De Calera pasó a Santa Cruz. Ahí vivía en una pensión, en el verano trabaja en el campo y los fin de semana jugaba torneos amistosos, todo por unos pesos para poder subsistir. Esa temporada ascendió de Tercera A a Segunda División y pasó a Deportes Rengo donde también le tocó ascender. Fue en ese momento que desembarcó al Uní Uní pero no llegó a jugar, volvió a Santa Cruz y retornó al club para poder debutar, lo hizo y se quedó dos años. En 2018 pasó a San Luis pero una lesión le complicó su estadía, no estaba bien fisicamente y a mitad de año regresó a San Felipe.

En toda su carrera contó haber tenido muchos problemas alimenticios que no lo dejaron desempeñarse de la mejor manera, pero fue en el Uní Uní donde pudo encontrar el equilibrio y su versión ideal: “Con la llegada de Hernán Madrid empecé a alimentarme bien y a sentirme mejor”, recordó con alegría y se refirió a aquel cuerpo técnico con palabras de agradecimiento.

Con respecto a la situación actual declaró que “fueron de menos a más” y el profe “trabaja muy bien”. Destacó los jugadores que tiene el equipo y fue contundente con el objetivo: “Si nos mentalizamos vamos a dar pelea hasta el final, tenemos entre ceja y ceja el ascenso”.

Con sus idas y vueltas logró darse cuenta el nivel institucional de Unión San Felipe y reconoció que el club está cada vez mejor: “Es un placer verlo crecer todos los días, lo valoro mucho”. Antes de finalizar aseguró que el apoyo de la gente no va a faltar y se despidió haciendo referencia a la espina que tiene clavada: “Me la quiero sacar, es jugar en primera, sé que puedo y ojalá sea con esa equipo”…¡ojalá capitán!