Las cosas perecen ir rápido en la vida de Juan Guillermo Córdova (24). El ex canterano que brilló con luces propias en su etapa formativa con la divisa albirroja; se caracteriza por saber cuando es el momento indicado para tomar las oportunidades que da el fútbol. Tal como lo demostró hace 6 años atrás cuando saltó al profesionalismo.

El ahora jugador de Huachipato, no ha perdido la calidez y el buen trato que lo caracterizó mientras estuvo en Unión San Felipe. “Claro que doy la entrevista; será un agrado poder estar en contacto con un club al que quiero mucho, y del que guardo los mejores recuerdos”, nos dijo el actual lateral derecho acerero, cuando le solicitamos la nota que ahora los seguidores albirrojos tendrán la posibilidad de conocer.

Juan ¿Qué queda del niño que todos los días llegaba a entrenar al Complejo Deportivo?

“Del niño que hizo sus primeros pasos en el Uní Uní siempre queda algo; nadie pierde esa esencia porque eso es precisamente lo que hace que uno siempre esté soñando con hacer cosas importantes en el fútbol. Ahora con 24 años debí aprender a madurar rápido ya que en esta profesión mientras antes se madura, las cosas vienen mejor”.

¿Tienes vivo el recuerdo de tu paso por el club?

“Siempre. Cada vez que me lo preguntan digo con orgullo que me formé y jugué en Unión San Felipe. Nunca me cansaré de agradecer el que me hayan abiertos las puertas para ingresar a sus series menores cuando tenía 16 años, y más tarde la oportunidad de hacerme profesional. Me considero un hincha más del Uní Uní”.

¿Se te pasó por la mente que tu carrera tendría un ascenso tan rápido?

“La verdad siempre vi que mi carrera sería así. Me pongo plazos para lograr cada uno de mis objetivos y para eso trabajo día a día. Esto va ligado con la madurez y el rendimiento”.

¿Apuntas dar pronto el salto a un ‘grande’ o al extranjero?

“He logrado alcanzar la regularidad en Huachipato. Soy titular, así que ya me siento importante en el equipo. Ahora la idea es seguir creciendo en todo ámbito; eso significa llegar a un ‘grande’ y de ahí dar el salto a Europa”.

¿Sigues en contacto con tus ex compañeros?

“En San Felipe se armó un muy buen grupo cuando estuve. Hablo con los hermanos Jeraldino (Ignacio y Juan), Jorge Orellana, Nicolas González, Jaime Droguett, ‘Seba’ Roco y Jorge Sotomayor; esos son los amigos que dejó mi etapa en el Uní Uní. A nivel directivo: Raúl y Juan Delgado, siempre me están escribiendo y felicitando por lo que estoy haciendo. Otro con el que también tengo contacto es con Héctor Galarce, que siempre está atento a lo que estoy haciendo”.

¿Te gustaría jugar en el Uní Uní en Primera A?

“Es uno de mis sueños desde el momento que comencé mi formación. En su momento estuvimos cerca hace unos años atrás, pero San Luis nos ganó la pulseada. Uno nunca sabe las vueltas del fútbol, pero debo reconocer que me gustaría mucho poder jugar con San Felipe en la Primera A”.

¿Qué consejo le podrías dar a los canteranos que sueñan con alcanzar lo que tú has logrado?

“Lo que le puedo decir a todos los chicos que están dando sus primeros pasos en el fútbol es que tengan claro que en esto nadie te regala nada, que todo cuesta, por lo que hay que estar dispuesto a hacer muchos sacrificios. La gente joven debe esforzarse y dejar de lado las distracciones porque están en un momento clave de su formación. Esto es disciplina y sacrificio”.

¿Algún recuerdo en especial en tu paso por el club?

“Son varios los momentos lindos que me tocó vivir. Ahora cuando pude jugar la Sudamericana, y estaba en el túnel esperando el momento de entrar a la cancha, se me vinieron a la cabeza recuerdos imborrables cuando estaba en la misma situación en Unión San Felipe a punto de debutar profesionalmente y soñaba con llegar a tener la posición actual”.

¿Algún técnico del club que recuerdes con afecto?

“Al que recuerdo con harto cariño es Daniel Chazarreta que fue el que me dio la oportunidad de llegar a los cadetes; otro es Fernando Marineli, un tipazo y gran entrenador que siempre me aconsejó, además de que junto a Sebastián Rambert, me entregó la opción de saltar al profesionalismo el año 2014 contra Santiago Morning en el estadio Municipal”.

¿Qué recuerdas de tu debut?

“No había mucha gente en el estadio(risas) porque ya no teníamos opciones de subir y estábamos salvados de descender. Fue muy lindo ese momento porque fue ahí donde di un gran paso para alcanzar todo lo que soñé. En ese entonces tenía 18 años; una edad ideal para debutar. Es importante saber respetar todos los procesos formativos porque de ellos depende el futuro de cada jugador”.

¿Te gustaría decirle algo a la hinchada albirroja?

“Quiero agradecer el cariño de la hinchada, pese a que no logré grandes cosas en el club; siempre me esforcé y di todo cuando me correspondió defender esa camiseta; creo que la gente se dio cuenta de eso, y por lo mismo me aprecia. Muchas gracias por recordarme. Espero que en algún momento podamos reencontramos”.