Desde su casa en Los Andes, donde le hace frente a la cuarentena, Ignacio Mesías charló vía Instagram live desde las redes sociales del Uni Uní y habló de su interesante recorrido futbolístico.

Su niñez no fue fácil, por una enfermedad que se le manifestó al nacer, estuvo 12 meses internado en el hospital y fue obligado a usar mascarilla hasta los cuatro años de edad. Su primer contacto con el balón lo tuvo en una escuela de fútbol de su ciudad natal, pero en aquel entonces tocaba más la pelota con la manos que con los pies…era arquero.

Con el paso del tiempo comenzó a jugar en la defensa y fue en el 2014 que tuvo la posibilidad de quedar en una prueba del conjunto albirrojo. Compañero de dupla central junto al Chino Silva, no fue hasta la Sub 16 que se posicionó como delantero. “Siempre que me ponían arriba de alguna u otra manera terminaba marcando”, contó entre risas.

Su año de gloria fue el 2017. Hizo la exigente pretemporada con el primer equipo de Unión San Felipe y un día le llegó la noticia que sorprendió a todos: “Cuando vi la hoja de citación llame a mis padres y les conté, no me creían hasta que se los dije en casa”, recordó. Ese fin de semana tuvo la suerte de debutar, momento que repasó con mucha alegría: “Entré emocionado, con ganas de correr y tocar la pelota. Estaba muy contento, no imaginé que iba a suceder tan rápido”.

Ese mismo año comenzó nuevamente a entrenar en la selección (ya lo había hecho el año anterior) y su sueño de jugar el Mundial Juvenil se veía como una posibilidad real. “En un partido de gira por México el profe me dijo que si hacia un gol tenía un pie adentro del Mundial”, contó. No solo hizo uno, si no que marcó dos y uno más al partido siguiente. Unos meses después viajó a India junto con el plantel para jugar la Copa del Mundo de su categoría. “Es una experiencia inolvidable que volvería a repetir. Algo que nunca se me va a olvidar, emocionante”.

En su regreso a Chile estuvo un año en San Felipe y se fue a préstamo por un tiempo a San Antonio: “Fue otra realidad, se sacó mucha experiencia de ese momento”, dijo. Ya devuelta en el club para enfrentar la temporada 2020´, contó que lo recibieron muy bien y que está “con ganas de dar lo mejor para pelear otra vez”.

Antes de retirarse y afirmar su felicidad por tener la posibilidad de luchar por su puesto, le dejó un saludo a toda la afición albirroja: “Un abrazo muy grande a toda la fanatizada, los invito a seguirnos y estamos muy agradecidos siempre por todo el apoyo”, concluyó la joven promesa y finalizó la transmisión.