Si se hiciera un Top Ten histórico de los mejores jugadores que hayan vestido la divisa albirroja. No cabe la menor duda que Miguel Ángel ‘Mágico’ González, aparecería en él. A casi cinco años de su retiro de la actividad, el hincha unionista no olvida a un jugador que marcaba diferencias dentro y fuera del campo de juego.

Durante la jornada del martes 23 de julio, el sitio oficial del club se puso en contacto con el ex volante creativo para proponerle una entrevista, que demás está decir, aceptó de muy buena gana. “Solo debemos coordinar los horarios, ya que en el día estoy ocupado; pero no hay ningún problema que conversemos en la noche”, explicó ‘el mágico’, quien en horas después contestó el teléfono para sostener una entrevista que ahora los hinchas tienen la posibilidad de disfrutar.

Miguel ¿Cómo son estos días de pandemia?

“Vivo en Buenos Aires, y al igual que la gente de mi país y el continente, estoy en cuarentena para prevenir el Coronavirus; felizmente mi familia y yo estamos bien”.

¿Hechas de menos el fútbol?

“Estoy muy tranquilo, y debo ser sincero al afirmar que no me costó dejar la actividad porque la rodilla ya no daba para más. Ahora disfruto con todo a mi familia y las cosas simples de la vida; como lo es llevar a mi hijo a un club a jugar, o a mi nena(hija) a sus clases de baile”.

Miguel, nos contabas que llevas a tu hijo a jugar ¿Eso quiere decir que sigues ligado en algo al fútbol?

“No solo lo llevo; no estoy muy metido. Lo más cerca que estuve fue cuando lo llevé al club de Baby en el cual yo jugué 6 años. Cuando volví lo vinieron a buscar, y en el tercer año que era el último que le quedaba, me preguntaron si quería dirigir el equipo. Acepté y por suerte nos fue bien al ganar todos los torneos”.

La gente se puede ilusionar ¿Fue tu primer paso como entrenador?

“No para nada(risas). Eso solo lo hice por mi hijo (Tomás) y porque yo de chico había jugado ahí. El (su hijo) cumplió su etapa y yo me fui con él. Debo ser sincero que no me interesa ser entrenador; tal vez dirigir a los chiquitos, pero un plantel grande, definitivamente no”.

¿Es decir no te cierras a la posibilidad de quizás algún día dirigir a los niños de Unión San Felipe?

“Esto es tan dinámico, y por los demás nadie conoce el futuro. Siempre he sido muy sincero y debo reconocer que a mi el fútbol me gustaba jugarlo, pero no verlo. Quien sabe si las cosas de la vida de me llevan de regreso a San Felipe”.

¿Unión San Felipe ocupa un lugar preferente dentro de tu historia personal?

“De los 15 años que jugué al fútbol, San Felipe fue el lugar donde mejor lo pasé y viví mis mejores momentos; de eso no hay dudas. Quedaron lindos recuerdos en lo profesional, además de que conocí grandes personas”.

¿Asumes que pasaste a la historia al ser referente del equipo que jugó la Sudamericana?

“Siempre recuerdo que cuando Raúl Delgado me llamó para ir, dije de inmediato que sí, pese a que no conocía nada. Pasó el tiempo y me fui adaptando en todos los aspectos, lo mismo que mi familia. En San Felipe pasamos muy buenos momentos, y si a eso se le agrega que jugué la Copa Sudamericana, se entiende que lo recordamos con tanto cariño”.

¿De todos los clubes en que estuviste en Chile Unión San Felipe es el que más recuerdas?

“De todas maneras, y es que llegué muy bien físicamente, por lo que todo me salía. Siento que ahí fue donde mejor me sentí. De O’Higgins también guardo buenos recuerdos, pero me lesioné, y bueno en Colo Colo lo pasé mal, pero volver a San Felipe fue lo mejor porque superé todo”.

¿Algún recuerdo en especial?

“Son tantos los recuerdos lindos que me cuesta mencionar alguno, pero claramente sobresalen el buen recibimiento que tuve cuando llegué, y el partido que hicimos contra Guaraní en la Sudamericana en Santa Laura”.

¿Fue muy dura desde lo físico tu segunda etapa en el club?

“Cuando llegué por segunda vez, debí infiltrarme para jugar la parte final del torneo de Primera A. Y en Primera B, prácticamente me infiltré siempre y no entrenaba casi nada, solo bicicleta; eso me jugó en contra en la rodilla, pero el esfuerzo valía la pena, porque disfruté cada minuto de los partidos que jugué”.

¿Te sentiste ídolo en Unión San Felipe?

“No sé si ídolo, pero seguro era muy querido por la gente, que me hacía sentir su cariño en todas partes; creo que eso me dio la motivación que necesitaba para jugar, pese a todas las dificultades físicas que tenía”.

¿Debe ser lindo saberse reconocido y catalogado por la hinchada y el medio como uno de los mejores en toda la historia del club?

“Es inevitable no ponerse contento cuando sabes que la hinchada te reconoce. Es un honor enorme tener ese reconocimiento”.

¿Te quedó algo pendiente en tu carrera?

“No me reprocho nada, porque al fútbol le di hasta más no poder, y él me dio todo”.

¿Sigues con atención los acontecimientos en el club?

“Siempre estoy en contacto con gente de allá, y leo siempre lo que se publica. Ahora me han llegado fotos de lo hermoso que está quedando el Complejo Deportivo. A San Felipe siempre lo tengo presente en mi vida diaria”.

¿Le quieres decir algo al hincha que en este momento lee tu entrevista?

“Que siempre lo recuerdo con un enorme cariño, además que soy un agradecido por el apoyo que me dieron mientras jugué en el club. Los años que estuve ahí fueron los más lindos, y por el cariño que les tengo quiero pedirles también que se cuiden de esta pandemia”.