18 Nov 2019
Sede Unión San Felipe Calle Navarro #1101 (esq. Santo Domingo) San Felipe
Home90 minutosCada vez más comprometidos

Cada vez más comprometidos

Diciembre del 2005 parece lejano, casi olvidado para algunos. Pero hace sólo 6 años Unión San Felipe se asomaba al precipicio institucional y deportivo. El equipo descendía de categoría por no cumplir sus obligaciones económicas y no existía ya capacidad local para seguir gestionando al Club. Sin dejar de lado que jugadores tan identificados con la institución y la ciudad, como David Fernández y Cristian Suarez, entre otros, se habían alejado del futbol.

No podemos negar que el inicio de nuestra gestión fue difícil, que las primeras decisiones, si bien fundadas en el ánimo de lograr una rápida consolidación e inmediato éxito deportivo, no fueron acertadas, y aquellos en quienes depositamos nuestra confianza nos respondieron de la peor manera imaginable.
Sin embargo, creemos, hay dos notas que se repiten permanentemente en la música de nuestra historia en la entidad, la perseverancia y la fe absoluta en la viabilidad del proyecto.

Es la perseverancia en nuestro empeño lo que nos lleva a seguir afianzando cada vez más nuestra presencia en la ciudad, invirtiendo cuanto ingreso extraordinario obtenemos en la compra y construcción de nuestro complejo deportivo, y seguimos en ello, ahora con la segunda etapa del mismo, desmintiendo con hechos concretos los siempre recurrentes rumores que pretenden alejarnos de la ciudad.

Por el contrario, el sólo ver a los jóvenes aconcagüinos sacar el máximo provecho posible al complejo y la ilusión y gratitud de sus padres, nos reanima en nuestro esfuerzo y nos compromete cada vez más con el destino del Valle.

Por cierto que tenemos fe en el proyecto, lo disfrutamos en los momentos de máximo éxito deportivo, llevando el nombre del Club al concierto internacional, y lo sostenemos cuando las cosas no se dan, siempre en la confianza de que los triunfos premian los esfuerzos honestos. Inclusive hoy, cuando la esperanza parecía alejarse,  el primer equipo retoma la senda del buen futbol y la filial en la Segunda División Profesional obtiene el campeonato en la fase regular, con jóvenes figuras sobresalientes que generan grandes expectativas para el futuro deportivo.

Nadie puede pretender, como en toda obra humana, que todo sea perfecto  y que las decisiones que deben tomarse sean siempre del gusto de todo el mundo. La critica y las opiniones discordantes siempre existirán, siendo con respeto y fomentando el dialogo serán bienvenidas, sobre todo en las épocas difíciles, cuando los problemas no dejan ver las soluciones y a veces una voz desde fuera ayuda a encontrar la luz.

También debemos asumir, y así lo hicimos, que la ciudad, por si sola, no era capaz de mantener un club profesional con las exigencias y requerimientos actuales y que la viabilidad del mismo dependía de nuestra capacidad de generar recursos  que permitieran su funcionamiento, entendiendo que la sociedad que es el Club tiene, por su naturaleza, fines de lucro, y que el apoyo que podíamos esperar de las autoridades lo recibimos y con creces, en muchas ocasiones incluso como lo podríamos esperar mas de un hincha que de una autoridad pública.

Por nuestra parte, siempre en el marco del más estricto respeto por las normas de la ANFP, de la FIFA y del derecho común chileno e internacional, utilizamos todas las herramientas licitas que nos permitan financiar a la Institución y con legitima satisfacción podemos decir que, no sin esfuerzo, lo hemos logrado.

Pero así como uno agradece a quien, a veces en forma dura, le ayuda para mejor, cuesta entender que en la misma ciudad que nuestro Club representa y que es símbolo y estandarte de la misma, exista quien gaste y use toda su influencia y posibilidad de comunicar al público su opinión en denostar y atacar en forma permanente, sostenida y premeditada toda iniciativa que surja de la institucion y en hacer de los reveses deportivos, que cuando ocurren a todos y a nosotros en particular, nos duelen en el alma, una oportunidad para encontrar todo negativo y difundir que somos los dirigentes  los únicos responsables de todo lo malo que pueda acontecer.

Igualmente, uno puede entender la molestia de los hinchas cuando el resultado es adverso; claro, a todos nos gusta ganar. Pero no es posible siquiera entender que se actúe con tan grave irresponsabilidad como llamar a increpar a los dirigentes o señalar donde esta su vehículo, en acciones que incentivan a generar violencia.
En realidad sentimos el mayor orgullo por la labor realizada, tenemos la certeza de llevar adelante una administración limpia, absolutamente apegada al derecho chileno, a la normativa deportiva nacional y extranjera,  y a la más estricta ética deportiva y comercial, con absoluto respecto por todas las normas que regulan el deporte y la actividad económica ligada a él, normas que nosotros no creamos pero que cumplimos a cabalidad.

Hoy reiteramos nuestra confianza en el futuro deportivo e institucional del Club y en los lazos que lo unen de manera férrea y permanente con la tierra y el alma de Aconcagua y su gente.