19 Sep 2019
Sede Unión San Felipe Calle Navarro #1101 (esq. Santo Domingo) San Felipe
Home90 minutosEntrevista: Víctor Marchesini

Entrevista: Víctor Marchesini

Marchesini:
“Vine acá para jugar una Copa Internacional”

“Soy muy exigente con el trabajo pero muy amable con el grupo, si el jugador muestra ganas de aprender yo le daré las herramientas necesarias para hacerlo”, con esta frase se presenta en sociedad el nuevo entrenador de Unión San Felipe, Víctor Hugo Marchesini, argentino, 51 años y de vasta trayectoria en el fútbol trasandino. Surgido de las divisiones menores de Ferro Carril Oeste, su curriculm como futbolista muestra logros con la camiseta de Boca Juniors (Supercopa 89, Recopa 90 y Copa Master y Torneo Apertura en 1992). Además de vestir los colores del cuadro nacional donde obtuvo el título en los Juegos Odesur disputados en nuestro país en la década del 80. Como director técnico condujo varios equipo de Ecuador (Olmedo, Universidad Católica y Macará). También fue ayudante de campo de Carlos Timoteo Griguol en Gimnasia Esgrima La Plata y de José Pekerman y Carlos Aimar en Leganés y en Tenerife de España. El público chileno escuchó su apellido recientemente cuando Marcelo Bielsa lo convocó para trabajar en el cuerpo técnico de La Roja para reemplazar a Eduardo Berizzo, situación abortada por haber trascendido antes de tiempo. “Más allá de como terminó todo fue un orgullo que Bielsa me eligiera entre tantas opciones”, destaca al recordar el tema.

¿Le sorprendió el llamado de Unión San Felipe?

La verdad que me sorprendió y se lo agradezco a Raúl Delgado. Es un orgullo que se hayan fijado en mí, yo soy un entrenador de bajo perfil y es gratificante que te vengan a buscar por tu trabajo en otros clubes. Eso habla, en un punto bien de mí, ahora espero responderle al club y a la ciudad con trabajo, honestidad y orden.

¿Qué conoce del plantel?
Ví tres o cuatro partidos por video y el de Colo-Colo en vivo. Además estaré en Santa Laura para verlos contra Unión Española. Lo primero que te puedo decir es que hay un buen material para trabajar, hay una buena base de jugadores aunque noté que el plantel está un poco desbalanceado. Creo que eso es producto de las lesiones, hay poco recambio, mucho a disposición en un lugar del campo y poco en otro. Sin hablar mal del entrenador anterior noté que a los jugadores les cuesta llegar 100% a los noventa minutos. Pero eso seguramente lo podremos corregir con los días que tenemos por delante sin actividad.

¿Conoce algún futbolista en particular?
Conozco a varios. De Urbano que te puedo decir, ya todo el mundo sabe que clase de jugador es, a Carballo lo ví varias veces en Ferro, a Alecha lo conozco del Torneo Argentino, a Prichoda de las inferiores de Racing, es un jugador que si se convence de su potencial podría jugar tranquilamente en Europa y de los demás tengo muy buenas referencias.

¿Cómo será su sistema táctico, cómo jugará ´su´ equipo?
Yo trabajé con varios sistemas. En Ecuador utilicé línea de tres y a veces de cinco, pero creo que en este caso voy a utilizar un 4-4-2. Igualmente el sistema te lo dan las características de los jugadores. Tendremos tiempo para charlar con los futbolistas para conocer sus necesidades y contarles nuestro plan de trabajo.

¿Qué clase de desafío es para usted en lo personal esta nueva etapa profesional?
Para mí este desafío es importantísimo, de primer nivel. Siento mucho orgullo de haber sido convocado para dirigir a San Felipe y te digo algo, no en esta etapa, pero yo vine aca para jugar una copa internacional, ese es el máximo desafío personal. Ojala me equivoque lo menos posible y pueda aprovechar esta oportunidad que me brindan para desarrollar mi trabajo en el fútbol chileno.

¿El tema Bielsa le molesta recordarlo o es parte del pasado?
No lo puedo obviar porque existió. Fue una lástima que todo terminara mal porque para mí fue un orgullo que me haya elegido para una función tan importante. Bielsa está entre los mejores entrenadores del mundo y conoce a mucha gente. Por eso mantengo el orgullo de su llamado independientemente de no haber podido acompañarlo.