14 Dec 2019
Sede Unión San Felipe Calle Navarro #1101 (esq. Santo Domingo) San Felipe
Home90 minutosIvo Basay, el DT de moda en el fútbol chileno

Ivo Basay, el DT de moda en el fútbol chileno

“Si un jugador le teme a la presión, que juegue a las muñecas”

El “Hueso” tiene encumbrado a Unión San Felipe en la Copa Sudamericana, pero su buen momento como entrenador no lo cambia. Frontal, dice que varios están esperando que le vaya mal.

Sergio Gilbert J.

“Este es un club pequeñito, que nunca ha metido ruido, pero ya es hora de que se le empiece a reconocer. Los dueños -sin apoyo del Estado, como otros- arreglaron la cancha y están a punto de inaugurar un tremendo complejo deportivo que será un lujo para esta institución. Y la gente de la zona también ayuda harto, como Iván Mesías, quien nos pasó las llaves del Club de Golf de La Rinconada para ocuparlo para entrenar cuando queramos. Eso no lo hacen en otras partes”, cuenta Ivo Basay a la hora de buscar las razones de por qué Unión San Felipe, el equipo que dirige, está encumbrado en la Copa Sudamericana.

El “Hueso” está cómodo al haber encontrado en Aconcagua lo que estaba buscando, y que lo hizo renunciar a la dirección técnica de la selección Sub 20 después de tres años: la presión competitiva permanente.

“Me importan poco las especulaciones. Algunos tontorrones dicen que me fui de la selección Sub 20 porque tenía problemas con Marcelo Bielsa. Pero cómo iba a tenerlos, si yo no trabajaba con él. Y con la ANFP, menos. A mí me mandaron a hacer cursos a México, a Francia. Sólo tengo agradecimientos con los dirigentes. Me fui porque quería competir semanalmente. Soy de adrenalina alta y necesitaba lo que estoy viviendo”.

-¿Y era Unión San Felipe la única opción que tuvo?

“Fue la mejor, porque estaba la posibilidad de jugar la Copa Sudamericana. Eso me sedujo. El campo internacional plantea desafíos interesantes”.

-Usted siempre fue de carácter fuerte. ¿Cree que les provoca miedo a sus futbolistas?

“Miedo no. Soy exigente, les digo las cosas por su nombre, y si bien fuera del trabajo podemos tener cercanía, en la cancha establezco los límites: ellos allá y yo acá”.

-¿Usted respetaba esos límites como jugador? Porque era sabida su cercanía con sus entrenadores…

“Nunca me pasé de la raya. Por eso, hoy tengo el derecho a exigirles lo mismo a mis futbolistas”.

-¿Les exige o los presiona?

“Ambas, y eso es natural. El fútbol competitivo es presión. Si un jugador le teme a la presión, que juegue a las muñecas”.

-Usted contó después del partido con Guaraní que había retado al portero Jaime Bravo en el entretiempo. ¿No es esa una medida peligrosa desde el punto de vista de las confianzas que requiere un jugador?

“Yo a Jaime Bravo le dije una sola cosa: que estaba jugando mal y que los grandes se veían en situaciones complicadas. Lo motivé y resultó: Bravo fue la estrella de la definición a penales. No creo que me haya equivocado”.

Aporte extranjero

-¿Usted adhiere al grupo de entrenadores nacionales que clama por los espacios que ocupan hoy los DT extranjeros?

“No como principio. Las oportunidades hay que ganárselas. No se puede hacer un reglamento estableciendo cuotas para los DT chilenos. Es cierto, podríamos ser un poco más nacionalistas, pero no así. Por lo demás, tipos como Cagna, Pelusso, Pizzi y Labruna tienen hoy a sus equipos encumbrados en la tabla. ¿Podemos criticar su nivel? Yo creo que no”.

-¿Le falta personalidad al DT chileno para imponerse?

“Lo que pasa es que en el medio hay mucho temor a decir las cosas de frente. Crea anticuerpos con la prensa, especialmente. Yo lo sé porque conmigo han sido así”.

-¿Siente que la prensa lo persigue?

“No me siento un perseguido, pero sé que varios están esperando que me vaya mal. Cuando fui con la selección Sub 23 a Toulon había periodistas que lo único que querían era que fracasara, porque me la tenían prometida. No les pude dar en el gusto esa vez porque fui campeón”.

-¿Usted es el único que va de frente?

“Claro que no. Marco Antonio Figueroa, dentro de las locuras que algunas veces dice, también dice verdades. Lo mismo Nelson Acosta, quien también va de frente”.

-¿Cómo visualiza su futuro como DT? ¿En un equipo grande, en el extranjero, en la Selección?

“He aprendido a no proyectarme. Sé que si me fuera a México y me quedara un par de días agarraría un equipo. Pero no es lo que hoy me preocupa”.

-Obvia pregunta es si le gustaría dirigir a Colo Colo…

“Obvia, pero no la respondo por ética. Diego Cagna es el entrenador y merece respeto. Yo trato a la gente como espero que me traten a mí”.

-Si no estuviera en Unión San Felipe, ¿iría al Monumental?

“En estos momentos no, porque Cagna está en una posición delicada. Yo no haría lo que hacen otros, de ir al estadio cuando un colega está en problemas. No es ético”.

Nelson Acosta apostó por mí en la Selección. Me llevó como su ayudante y siempre se lo voy a agradecer”.

Para saber cómo me autocalifico como DT es cosa de recordar cómo yo jugaba: para adelante y dejándolo todo”.

Fuente: ElMercurio.com