17 Jul 2019
Sede Unión San Felipe Calle Navarro #1101 (esq. Santo Domingo) San Felipe
Home90 minutosObjetivo cumplido

Objetivo cumplido

Unión San Felipe cayó derrotado como local ante Palestino por 3-2 logrando la clasificación a la postemporada. Ahora deberá esperar para conocer a su rival. Mágico González y Matías Urbano anotaron para el conjunto de Cossio que cometió algunos errores que condicionaron el resultado final.

Se dice que los entrenadores son responsables de las victorias y las derrotas de sus equipos, pues no sólo en las virtudes técnicas de los jugadores se pueden encontrar claves de un partido, sino en las decisiones de quienes los forman como conjunto. Y de esta forma podemos enmarcar uno de los factores relevantes de este encuentro, en el acierto del DT Gustavo Benitez, quien hizo ingresar a sus delanteros titulares al comenzar el segundo tiempo y le cambió la cara al conjunto visitante.

En el arranque del encuentro ambos conjuntos se estudiaron durante largos minutos. Ninguno se atrevía a desplegarse ofensivamente en gran número, y por eso el partido se hizo aburrido y predecible. Más allá de esto, Palestino se mostraba más prolijo y controlaba el juego a partir de bloquear los circuitos ofensivos de Unión San Felipe.

Recién a los veintitrés minutos de la primera etapa se produjo la primera situación de real riesgo a favor del Uni Uni cuando luego de una gran asistencia del Mágico González, Alvarado disparó ingresando por derecha provocando una gran reacción del arquero visitante Núñez. Y como si fuera una premonición, en seguida el enganche local tomó el balón en la puerta del área, se quitó de encima a dos rivales y con un disparo seco sobre el segundo palo, venció la valla de un sorprendido Nuñez que no hizo tiempo a reaccionar ante el sorpresivo remate del enganche. Era la ventaja para un conjunto local que a partir de ese momento tomó las riendas del encuentro por las buenas intervenciones del Mágico González.

Lo pudo haber ampliado en sendas combinaciones entre sus delanteros Urbano y Alvarado, pero en parte por impericia propia y también por mérito del arquero Núñez, la diferencia siguió siendo de un gol. Palestino no reaccionaba y aunque generó aproximaciones con cierto peligro, todas fueron producto de disparos desde larga distancia que no llegaron a inquietar realmente a un Veloso que se mostraba seguro.

La clave del partido la encontraría el técnico Gustavo Benítez en el banco, aunque quienes allí se encontraban forman parte del conjunto titular de la visita. El ingreso de Canales y Fernández por los poco productivos Laffatigue y Cabral le dieron a Palestino el golpe fuerza necesario para reaccionar. Y fue justamente el goleador del visitante quien a los siete minutos del segundo tiempo definió perfectamente con un cabezazo de pique al piso ante la estirada de un Veloso que nada pudo hacer. El gol era un premio rápido aunque no menos justo para un conjunto que había tenido otras dos chances de gol apenas comenzada la etapa complementaria.

Palestino ganó en movilidad y juego colectivo con el ingreso de sus dos delanteros titulares. A partir de su velocidad y de la prolijidad en el traslado del balón de sus volates justificaba su dominio territorial. Y si bien en la parte media de esta etapa ninguno de los conjuntos logró generar situaciones de real peligro, no fue sorpresiva la llegada del segundo tanto del conjunto de Benítez por parte de su volante central Ávalos, luego de una buena combinación entre este y Junior Fernández.

El Uni Uni no reaccionaba y ya se encontraba por debajo en el marcador. Los volantes no lograban hacerse del balón y por ello tanto el Mágico González como Urbano y Alvarado (luego reemplazado por Jimmy Quiroz) quedaban muy solitarios en la ofensiva. Obligado a reaccionar, el local adelantó sus líneas, lo que le permitió al mágico retomar las riendas de su equipo. Y fue a partir de su gestión y la del ingresado Trecco que el conjunto de Cossio encontró el empate. Justamente Trecco encaró en diagonal de derecha hacia el centro y asistió en cortado a Matías Urbano que definió con un gran disparo cruzado ante la estirada de un Nuñez que nada pudo hacer.

Era el empate de un encuentro que se tornaría vibrante de allí al final. Con una zona media únicamente de tránsito, ambos equipos intercambiaron llegadas buscando quedarse con la victoria. Lo tuvo tres veces seguidas y claras el Uni Uni, pero en parte por impericia de sus jugadores y algo de falta de suerte también, no pudo alzarse con un tercer gol que podría haberlo dejado en la cuarta ubicación del campeonato.

Y haciéndose eco de aquel dicho que dice que “los goles que no se hacen en el arco contrario, se sufren en el propio”, a cinco minutos del final un incursión ofensiva del experimentado defensor Roberto Bishara culminó con un cabezazo preciso suyo para vencer a Veloso, luego del centro de Junior Fernández. Otra vez la ventaja para el conjunto visitante, que si bien sufrió en el final ante un embate de Matías Urbano que dio en el parante derecho del arco de Núñez, pudo adueñarse de una victoria que lo deja de excelentes ánimos de cara a la fase de Play Off que se viene.

El Uni Uni cometió errores tanto en defensa como en ataque que los privaron de quedarse con un resultado positivo en este encuentro. Palestino siempre fue más prolijo en el traslado de la pelota y en la creación de juego colectivo, y logró en varios momentos mayor profundidad que la generada por el conjunto de Nelson Cossio. Sin embargo las situaciones de peligro se distribuyeron equitativamente para ambos conjuntos y solo la pericia de los jugadores del ganador y la impericia de los del perdedor terminan de justificar el resultado.

El local pudo haber llegado al cuarto puesto y mejorar ostensiblemente su ubicación final, pero sin embargo deberá esperar por los resultados de sus rivales directos para determinar quién será su rival entre semana y como local. Será tiempo de recuperación y de trabajo para intentar corregir sobre todo los errores defensivos. De cara a lo que viene el Uni Uni deberá intentar regularizar su juego para no caer en baches como los que se produjeron hoy, puesto que los rivales durísimos que se vendrán no le perdonarán estas inconsistencias en el juego.