Fredes está listo: recuperado y adaptado

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

El argentino, ex Independiente, que llegó al club a fines de enero estuvo en vivo desde el Instagram Live del Uní Uní y entre otras cosas, no dejó duda de lo rápido que se recuperó de la lesión y su fácil adaptación a la ciudad.

Nacido en Sarandí una localidad de la zona sur del Gran Buenos Aires, dio sus primeros pasos en “El Cultural”, un club de barrio en el cual su madre trabajaba y él jugaba a pelota. Allí desplegó su magia en el “Baby” o “Fútbol de salón” muy reconocido en Argentina por ser la cuna de varios jugadores de elite: “El baby te da la pisada, pensar rápido, jugar a uno o dos toques”, afirmó Fredes.

Mientras se divertía en su barrio entrenaba y se formaba en Independiente de Avellaneda, el club de sus amores. Allí vivió de todo y a los 17 años “estaba convencido” de que iba a llegar a primera. Su debut no tardó en hacerse realidad y con el “Rojo”, después de su paso por el fútbol ucraniano, ganó la Copa Sudamericana 2010. Su cara de alegría delató su buen recuerdo que describió con simpleza: “Ganar la copa fue hermoso”. Pero no todo es color de rosas, unos años después le tocó descender con los mismos colores, habló de “las buenas y las malas” y cerró su paso por Independiente con gran aprecio: “Soy un agradecido de todo lo que me tocó vivir”.

Sus amistades y fanáticos le demostraron su cariño en cada comentario y hubo uno de ellos que lo sorprendió, el mensaje de uno de sus entrenadores de la infancia dejándole un saludo. Fredes continuó recordando su recorrido por el fútbol argentino y su paso por Paraguay, hasta llegar al flamante desembarco en el Uní Uní.

“Yo quería renovar con Sol de América, no se dio y surgieron dos ofertas de Chile”, comentó el argentino, que terminó cerrando su llegada al Valle del Aconcagua. Hizo hincapié en lo rápido que se acostumbró a San Felipe y sus primeros días en el club: “Me adapté rápido a la ciudad, las instalaciones están buenísimas y los más importante es que el grupo me recibió bárbaro y eso es muy sano”.

Entre risas, por los comentarios de sus actuales compañeros que lo calificaron de“gran bailarín”, continuó la charla recalcando la recuperación en tiempo récord de su lesión y el talentoso equipo del que forma parte: “El grupo es muy bueno, trabaja muy bien y hay cantidad de chicos con mucho futuro”. Para finalizar remarcó su principal motivación del 2020 que ilusionó a todo el público albirrojo: “El objetivo es ascender a primera división”.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Suscribete

Puede ingresar tu correo y mantenerte informado, además de recibir las novedades del Club.