Este año vamos a dar que hablar

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

El día previo a cumplirse 10 años de su debut en primera división, Tomás Lanzini, se sumó con alegría a los lives del Uní Uní, habló de su carrera como profesional, del día que conoció a Messi junto a su hermano y el presente del equipo.

Oriundo de San Antonio de Padua, una localidad cercana a la capital de Argentina, se crió con la influencia de su padre, ex futbolista, que los llevaba a él y a su hermano (Manuel Lanzini, actual West Ham United) a la cancha de River Plate. “El primer juguete que tuve fue una pelota”, afirmó con mate en mano y la simpatía que lo caracteriza.

Su padre no solo lo motivó desde chico, sino que fue clave en los momentos más difíciles. Después de que Argentinos Juniors, su primer club, lo dejara libre tuvo una charla con él que decretó el inicio de algo grande: “Estábamos en el auto y el me dijo que la pelota no era todo, que había otras cosas, pero yo le dije que iba a ser jugador de fútbol”. A los seis meses quedó en Platense, seis meses después debutó en el primer equipo con 18 años y un tiempo más tarde hizo su primer gol nada más ni nada menos que al hoy flamante arquero de River Plate, Franco Armani.

Su llegada a Chile en 2011 fue en una situación complicada. El Uní Uní peleaba la permanencia en primera división, momento que finalmente el equipo pudo sobrepasar y que él recordó como un aprendizaje: “Crecí como jugador y persona, fue un golpe de horno, me hizo madurar”. De allí se fue al Ñublense, donde tuvo la suerte de ascender a primera división y asentarse como profesional. En el equipo de Chillán permaneció 4 años y también se enfrentó a momentos difíciles, ya que le tocó lesionarse en reiteradas ocasiones.

Fue en uno de sus parates de recuperación que Tomás tuvo la suerte de conocer a Lionel Messi. Le pidió a su club un permiso especial para recuperase en Inglaterra junto con la compañía de su hermano, el club se la dió y se quedó cuatro meses en Europa. “Un día me estaba haciendo un tatoo y al tatuador le llegó un mensaje de Messí para tatuarlo a él.Inmediatamente hablé con Manu para que le diga de ir a conocerlo a Barcelona”, contó Lanzini y agregó “Lionel tiene un humildad superlativa, se hizo cargo de los vuelos y el alojamiento y conocerlo fue inolvidable”. Además y entre risas, recordó que a su hermano no le salían la palabras cuando hablaban con Messi y terminaron la visita intercambiando camisetas juntos.

Después de pasar por el fútbol Argentino y sumar un experiencia en Andorra, Tomás volvió a San Felipe, donde se sorprendió con los cambios que vio por parte del club: “Me lleve una impresión muy grande, sobre todo a nivel infraestructura y el proyecto futbolístico que tiene el club”. Además sumó, “Volvieron a confiar en mí y estoy muy agradecido por ello”.

Ante de finalizar habló de cómo vio al equipo en las primeras fechas y de todo lo que tiene para dar: “Arrancamos de una buena manera, sumando puntos y jugando bien (…) Tenemos una combinación de juventud y experiencia”. Por último le dejó un mensaje a todo el Uní Uní: “Que la gente vaya al estadio que vamos a dar que hablar este año”.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Suscribete

Puede ingresar tu correo y mantenerte informado, además de recibir las novedades del Club.